jueves, febrero 25, 2010

Estatua


Una estatua que me mira
como si fuera yo la piedra;
y en algo hay razón,
tengo pesados los zapatos
y arena en los bolsillos,
como si no fuera a moverme
y mi nombre fuera Marfil.
La estatua se echa a andar
perdiéndose en la calle
mientras un pájaro se posa sobre mí.

No hay comentarios.: