jueves, febrero 25, 2010

Vida



Ahora es cuando la oscuridad me espía,
flotando bajo mi techo de vagabundo,
el Cielo.
Y creo tener hojas donde escribir,
y tu presencia cree tener luz para inspirarme.
Pues déjame mentirte hoy, llamándote eterna.
Vaya Vida,
ahora no dudaría en cambiarte por un cigarrillo.

1 comentario:

Azure dijo...

//Vaya Vida,
ahora no dudaría en cambiarte por un cigarrillo//

...io tampoco...